Si quieres ocultar las canas, cambiar de look o aclarar el color de tu melena debes decidir primero qué tipo de tinte vas a utilizar.

Generalmente hay 3 clases de tintes en el mercado: la coloración no permanente, la coloración tono sobre tono y la coloración permanente.

La coloración no permanente

Es menos agresiva, ya que no contiene amoníaco ni oxidantes. Reaviva el cabello y lo revitaliza, aportando volumen y brillo. Este tipo de tinte no cubre el cabello por completo por lo que no es el más adecuado para cambiar de color o cubrir las canas. El más conocido es la henna, un tinte natural que se obtiene de las hojas del arbusto Lawsonia Inermis. Se trata de un colorante vegetal que no daña el cabello, puesto que no lo decolora, y que aporta cuerpo y brillo.
El tinte de henna es de tono rojizo pero al combinarse con otras sustancias se obtienen diversos colores. Es muy efectivo porque, además de cubrir, penetra en el cabello y sus características son muy similares a la keratina (moléculas del pelo). Sin embargo, no es permanente y su efecto desaparece con los lavados durando una media de 1 meses.
Hay que tener en cuenta que la henna oscurece el cabello por lo que no es apropiado si lo que deseas es aclararlo. Además, al no tener agentes químicos, no es muy consistente y puede haber pequeñas variaciones en el color. No lo mezcles con otros tintes ya que no obtendrás buenos resultados, debes esperar hasta que desaparezca la henna por completo para poder aplicar otro tinte y viceversa.

La coloración tono sobre tono o semi-permanente

No es muy agresiva porque no contiene amoniaco. No es tan eficaz como el tinte permanente pero es muy efectivo para la gente con pocas canas ya que las cubre al 50%. Aporta un color natural y unos reflejos muy suaves convirtiéndose en la mejor opción para las más principiantes. Desaparece gradualmente con los lavados y puede durar hasta 6 semanas.

La coloración permanente

Es la más efectiva pero también la más agresiva, ya que contiene amoniaco y daña la estructura del cabello. Cubre perfectamente las canas y con ella puedes cambiar el color de tu pelo de forma radical y de forma eficaz. Además, ofrece una amplia gama de colores. Si te inclinas por este tipo de coloración debes extremar los cuidados de tu cabello para que no se reseque y se debilite. Cada 6 semanas aproximadamente deberás teñir nuevamente el cabello para eliminar las raíces y mantener puro el color.
Si vas a teñirte el pelo en casa no olvides realizar primero un test de alergia cutánea para asegurarte de que el tinte no provocará reacciones en tu piel. Para ello, limpia la zona de detrás de la oreja y aplica con un algodón un poco de producto colorante sin mezclar. No te laves el pelo ni toques la zona durante los siguientes dos días. Si pasado ese tiempo se produce alguna hinchazón, picor o irritaciones no podrás aplicarte el tinte.

5 técnicas de coloración de cabello que debes conocer antes de ir al salón

¿Ombré, balayage, highlights?

Seguro has escuchado de estas técnicas de coloración de cabello pero no tienes claro las diferencias y qué es lo que debes esperar en tu visita al salón. Aquí te decimos en qué consiste cada una y te damos ideas para tu próxima coloración.

Balayage

El balayage es una de las técnicas de coloración de mayor uso entre las mujeres. Su nombre proviene del francés y significa barrer o pintar y tiene el objetivo de imitar los reflejos de la luz del sol en el cabello.
Durante tu sesión en el salón, el colorista blanqueará o aplicará el tinte sólo sobre la superficie del cabello a mano libre. El resultado son una reflejos suaves muy naturales que se mezclan fácilmente a medida que crece el cabello, por lo que no requiere cuidados excesivos.

Ombré

El nombre significa pasar de la luz a la oscuridad y justo ese es el efecto que se logra en el cabello. La parte superior contará con tonos oscuros, incluso del color natural del cabello, hasta llegar a las puntas con un tono mucho más claro en un degradado perfecto.

Esta técnica, además de hacernos lucir en tendencia y con clase, nos permite enfatizar ciertas zonas de la cara según la altura que decidamos para iniciar con los tonos claros, por lo que es importante platiques de esto con tu colorista.

Highlights o luces

Tal vez una de las técnicas más populares desde hace muchos años. Las luces se distinguen por teñir secciones del cabello de color más claro que el natural, lo que puede ayudar a acentuar o adelgazar la cara.

Lowlights

Lo opuesto a las highlights, está técnica consiste en teñir secciones del cabello con un tono más oscuro que el natural. Este tipo de coloración agrega profundidad y dimensión a cabello, hace que se vea más grueso y generalmente más voluminoso.

Babylights

Las babylights son reflejos rubios muy pequeños que imitan la apariencia del color del cabello de la infancia bajo las luces del sol. La aplicación de esta técnica debe ser tan cuidado por un profesional para lograr que resalta el cabello de forma tan sútil que es difícilmente detectable que está teñido. Es una técnica ideal para dar algo de luminosidad y dimensión al cabello pero manteniendo un aspecto totalmente natural.

×
×

Cart

Open chat
1
Hola!
Si necesitas información o tienes alguna duda por favor pulsa el botón de abajo para comunicarte con nosotros vía Whatsapp.
Powered by